Autorreflexión

Autorreflexión: ¿por qué es necesaria?

Dedicar tiempo a la autorreflexión, ¿es necesario? ¿Cómo puedes hacerlo?

A raíz de la publicación de 365 reflexiones para 365 días he recibido consultas sobre si de verdad es necesaria la autorreflexión. ¿Sabes que hay personas que no dedican ni un minuto a reflexionar? Como en muchas otras cuestiones de la vida, depende de cada uno, de sus circunstancias y de su momento vital. ¿Qué opinas tú? Cuéntame en comentarios si crees que es necesario o no. Para mí es un hábito positivo y hoy te cuento por qué y cómo llevarla a cabo.

Si ya acostumbras a hacerlo (en realidad todos lo hacemos aunque sea de manera inconsciente, a la hora de tomar decisiones , por ejemplo), dime ¿cuándo fue la última vez que dedicaste un momento para reflexionar sobre tu vida? 

Es típico hacer un poco de autorreflexión en diciembre cuando por todas partes te dicen que es necesario establecer tus propósitos de año nuevo y repases lo vivido en el año que termina. ¿Fue esa tu última vez? O, quizá, en un momento de enfermedad o pico de estrés que te obliga a parar y replantearte qué estas haciendo con tu vida.

No hace falta llegar al colapso para parar y reflexionar sobre nuestra vida. Vivimos tan ocupados con el objetivo, a veces único, de vivir y salir adelante en este mundo incierto, que no encontramos el momento adecuado para bajar el ritmo, reducir la velocidad y ser una con nuestros pensamientos. 

Y lo curioso es que esos pocos minutos de autorreflexión son más importantes de lo que parece y tienen un gran impacto en nuestra vida. 

Entonces, ¿qué puede ocurrir si introducimos la autorreflexión como parte de la rutina diaria y no solo para final de año?

La pregunta tiene miga. No hay una respuesta corta. Son muchos los regalos que te hace la autorreflexión diaria. Por ejemplo:

  • Es una de las mejores formas que existen para cambiar tu forma de pensar en automático (si no te gusta), descubrir una mayor conexión contigo misma y aumentar la positividad en tu vida.
  • La autorreflexión te hace comprender mejor la forma en que respondes a las situaciones, a asumir tus errores y a encontrar la mejor manera para lidiar con las situaciones, y gestionarlas en positivo, en vez de dejarte consumir por ella.
  • Porque, en pocas palabras, la autorreflexión te convierte en una persona más consciente y con una mente constructiva.

Pero, ¿qué es la autorreflexión?

La autorreflexión es un proceso íntimo en el que pones tu atención sobre lo que sucede y lo que te sucede de manera consciente, sin juzgar y con amabilidad. Gracias a la autorreflexión tomas conciencia de ti misma, de tus pensamientos y sentimientos, de tu lugar en el mundo.

Hay muchas formas de practicar la autorreflexión, desde la meditación hasta, mi preferida, la escritura. La meditación te lleva a observar lo que te sucede, la experiencia en el momento. Lo que ocurra durante la meditación lo puedes también escribir en tu diario de meditación.  

Al escribir, pones en orden tus pensamientos y sentimientos. La escritura te ayuda a identificar patrones, hábitos y temas recurrentes de tu vida. Practicarlo a diario te hace ser tu mejor versión.

Hay varias formas de llevarlo a cabo:

—A tu aire: la escritura espontánea que puedes hacer por las mañanas durante quince minutos más o menos. Dejas salir lo que surja, sin forzar ni juzgar.

—Con ejercicios y propuestas que te marquen sobre qué reflexionar cada día, como los que puedes encontrar en mis talleres de escritura emocional y mejorar tu autoestima con la escritura.

—Con disparadores que te inspiren como las citas para la reflexión del libro 365 reflexiones para 365 días.

reflexionar

¿Por qué es importante (y necesaria) la autorreflexión?

La autorreflexión es uno de los hábitos más idóneos para crear una mentalidad positiva, constructiva y consciente, y para conectar contigo misma. 

Y llego a esta conclusión por estas razones que te van a convencer de que la autorreflexión debería ser una de tus prioridades diarias:

1. Da sentido a lo que vives

La autorreflexión te ayuda a procesar los pensamientos y sentimientos, sobre todo si los escribes. Si mantienes los pensamientos flotando por la cabeza mantienes un ruido mental que te agota, te frustra y te distrae. Poner los pensamientos en papel te ayuda a comprender por qué te sientes de una determinada manera y a que esos sentimientos sean un poco más fáciles de gestionar.

2. Revela el siguiente paso cuando te estancas

Hay problemas que se estancan en la mente; al sacarlos con la autorreflexión (meditando, haciendo una pausa o escribiendo), puedes ver con más facilidad qué debes hacer. Muchas veces aparece la solución como por arte de magia. Cuando sigues teniendo los mismos pensamientos una y otra vez sin tomar medidas, ves los problemas como si fueran más grandes de lo que realmente son. Si te tomas un momento para hacer una pausa, reflexionar y mirar hacia adentro, encontrarás que en realidad tienes muchas de las respuestas que has estado buscando. Cuando dejas de buscar, encuentras.

3. Te desafia

La autorreflexión te ofrece la oportunidad de desafiar a tu propia mente, a tu forma de pensar habitual. Hay una tendencia natural a reflexionar sobre las cosas malas, lo que sale mal, lo que molesta, las debilidades… Para y reflexiona, ¿es todo eso verdad, es así tu vida, eres tú así? Desafíate y cambia tu discurso, busca cómo darle la vuelta a tu patrón de pensamiento y observa qué ocurre.

4. Te muestra quién eres: autoconciencia

La autorreflexión te permite mirar atrás y ver de dónde vienes. Nunca olvides tus orígenes pero sí revisa lo que has sido y observa lo que eres. Felicítate por tus cambios y progresos, date cuenta de que preocupaciones antiguas ya no lo son. 

La autorreflexión es ponerte ante el espejo y mirarte con amabilidad, sin juzgarte, con reconocimiento de lo que ya eres y todo lo que has logrado.

Si no te conoces y no tienes conciencia de ti mimsa, no puedes comprender completamente tus emociones, valores, metas o fortalezas. Reflexiona sobre el lugar en el que estás ahora y de qué manera este «ahora» sirve para la construcción de tu mañana. 

La autoconcencia ayuda también a que te aceptes como eres. Aprendes a amar tu realidad y tu ser tal cual es.

5. Vivir con más intención

Reflexionar sobre lo que está sucediendo en tu vida puede servir simplemente como un recordatorio de lo que haces a diario. La reflexión diaria puede ser una oportunidad para mostrarte que los días son diferentes. Por otro lado, puede animarte a pensar en cómo puedes agregar más alegría y diversión a tu vida diaria.

Cada día recuerda tu intención por la mañana. No pierdas de costa tu propósito, corrige si te desvías y pregúntate, ante cada situación o decisión: ¿esto me acerca o me aleja de mi objetivo?

¿Cómo practicar la autorreflexión?

Espero que esta publicación te anime a hacer de la autorreflexión un hábito importante en tu vida. Recuerda que la reflexión no se trata de pensar demasiado o de enfocarte en el pasado. Es un acto de parar para estar contigo misma, de recogimiento e introspección. Hay muchas personas que no saben estar consigo mismas en silencio, o que en esos momentos de quietud la mente saltarina aprovecha para traerle los peores momentos de su vida o los pensamientos más malignos. Si es tu caso, mi consejo es que empieces con una guía que bien puede ser una persona que te acompañe como una herramienta. Te recuerdo las que tienes a tu alcance en esta misma web:

¿Dedicas tiempo a la autorreflexión? ¿Crees que es beneficiosa?

Te espero en comentarios. Gracias por llegar hasta aquí.

Foto de Markus Winkler vía Unsplash

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll to top