entrenar atención mente

Los 7 hábitos de las personas mentalmente fuertes

La preparación mental requiere la misma constancia y determinación que la preparación física.

¿Quién no se preocupa por tener una buena forma física?

Y no me refiero solo a tener un cuerpo atlético. Incluso a los que no les gusta hacer ejercicio físico les preocupa su salud y van al médico en cuanto no se sienten bien. La gran mayoría de la población se preocupa por su cuerpo.

Y es lógico porque una buena forma física es síntoma de salud y cuidarnos puede ser determinante para tener alejadas algunas enfermedades relacionadas con malos hábitos (fumar, pasarse con el azúcar o la sal, preocuparse por todo…).

Sin embargo, a menudo se descuida el cuidado de la mente. Incluso personas que dedican mucho tiempo al cuerpo olvidan por completo hacer lo mismo con la mente. Olvidamos que tener una mente sana y fuerte nos permite gestionar mejor las oportunidades y desafíos que la vida nos va presentado. 

Para que una mente esté sana y fuerte no basta con no padecer algún trastorno de salud mental. Es un error pensar así. Gozar de buena salud no es solo no estar enfermo. Una persona con buena forma física y equilibrada emocionalmente puede padecer episodios de tristeza, ira, estrés, ansiedad, miedo… Al igual que ocurre con el cuerpo, el bienestar mental y emocional se mantiene gracias al trabajo continuo e intencionado, como si de un músculo del cuerpo se tratara.

Fortaleza mental

Hablamos de la fortaleza mental de deportistas como Nadal o Federer, capaces de jugar horas y horas sin desfallecer mentalmente. Por ejemplo, un comentario bastante común es que Nadal no da ningún juego por perdido aunque el marcador esté en su contra. Carolina Marín ha contado en más de una ocasión como se ha preparado mentalmente con una psicóloga. El entrenador de baloncesto norteamericano Phil Jackson cuenta en una entrevista cómo preparó a sus jugadores mentalmente a través del mindfulness.

La mayoría de los deportistas tienen claro que la preparación no es solo física. La mente es una herramienta más en la competición. Y de la misma manera ocurre en la vida de cualquiera de nosotros que no somos deportistas de élite.

Una mente fuerte y entrenada nos ayuda a gestionar los momentos más duros de nuestras vidas, los más tristes, los más emocionantes y los más alegres. 

Los beneficios de tener la mente en forma son:

  • mayor capacidad para utilizar las habilidades mentales 
  • potencia la creatividad
  • menos posibilidades de sufrir estrés y gestionarlo mejor cuando aparece
  • una vida más serena y en calma
  • tomar decisiones con más perspectiva de la situación
  • no dejarte llevar por las emociones, positivas o negativas, sin control
  • reconocer lo que te pasa, aceptarlo y tener la capacidad de elegir la respuesta sin automatismos
  • disfrutar más de los momentos al hacerlos más conscientes
  • mayor salud física
  • alejar el sentimiento de derrota
  • mayor empatía
  • reducir la ansiedad (o que no aparezca)

A menudo leo en internet listas de las cosas que hacen las personas mentalmente fuertes y lo que me encuentro son frases como: hacen del fracaso una oportunidad, confían en sí mismos, son emocionalmente inteligentes, etc. El titular del artículo lleva a confusión porque realmente son listas de las características de la gente que ha entrenado su mente para que sea fuerte (vale, puede ser genético y haber nacido así, pero la mayoría necesitamos entrenamiento). En ninguna de esas listas he encontrado cómo llegar a ser mentalmente fuerte, es decir, lo que la lista promete. Lo entiendo más como resultados que como medio para lograr una mente sana y fuerte. Entonces la pregunta debería ser: ¿cómo llego a confiar en mí, a ser emocionalmente inteligente, a aprender de los fracasos, etc.? Es decir:

¿Cómo hago para tener una mente fuerte y saludable? 

 Larespuesta es: entrenando

Para fortalecer la mente debemos entrenarla. En la sociedad actual de la hiperinformación puedes encontrar diferentes maneras de hacerlo — mindfulness y prácticas de atención plena son las que yo utilizo y las que explico en el libro Entrena tu atención para lograr tus metas–. Todas ellas coinciden en unos hábitos básicos que si los incorporas a tu vida diaria te ayudarán a mantener una mente fuerte, ágil y sana. 

Los 7 hábitos principales de las personas mentalmente fuertes

1.Practican la atención enfocada

Ya sabes, porque eres lector asiduo de este blog, que la multiatención no es posible y que la multitarea no es saludable, salvo que una de las tareas la tengas automatizada. 

Para entrenar la mente, practica estar presente al menos un rato al día. Elige una actividad en la que puedas estar totalmente presente, por ejemplo, un paseo consciente: sal  a pasear y observa el movimiento del cuerpo al caminar; luego enfócate en el entorno: la brisa, los ruidos, las plantas… Una tarea determinada de tu rutina de trabajo o la práctica de un deporte son también buenos momentos para practicar la presencia y la atención enfocada.

Elige la escucha activa cuando estás con amigos o con tu familia. Sé consciente de lo que  realmente se dice pensando solo en lo que oyes. Esta forma de estar presente aporta paciencia y empatía.

2. Hacen ejercicio físico

¿Te suena eso de «mens sana in corpore sano» que ya decían los romanos allá por el año II? Nada más que añadir. Mente y cuerpo suelen ir unidos, con excepciones debidas a la enfermedad física. 

La relación que quiero destacar tiene que ver con el autocuidado: una mente descuidada puede suponer una salud física insuficiente o decreciente y viceversa. 

De hecho, cada vez más se aconseja el ejercicio físico a personas con algún problema mental o emocional y la meditación se está introduciendo en el tratamiento de algunas enfermedades. El ejercicio se recomienda porque ayuda a aumentar los niveles de serotonina, dopamina y norepinefrina en el cerebro y equilibra los niveles de los neurotransmisores que hacen que nos sintamos mentalmente sanos.

Pero no hace falta llegar a tener una enfermedad o un trastorno para recomendar el ejercicio. Sus beneficios son importantes en personas totalmente sanas ya que influye en el estado de ánimo, aporta energía, reduce el estrés, contribuye a que la relajación sea más profunda, mejora la claridad mental, contribuye a un mejor aprendizaje, visión, memoria y funcionamiento cognitivo, potencia la creatividad y la intuición y, en definitiva, nos aporta un mayor entusiasmo por la vida.

Es decir que el ejercicio es fundamental para mejorar tanto nuestra salud como las relaciones sociales, autoestima y conexión emocional y espiritual.

3. Hacen pausas conscientes durante la jornada

Llámalo pausa consciente o de atención plena. Una pausa sin más para ver la tele no sirven como entrenamiento mental. 

Este hábito se puede llevar a cabo de muchas maneras. El objetivo es ser consciente del propio cuerpo y evaluar en unos segundos cómo se siente. También puedes llevar la atención hacia la actividad que realizas en ese momento, haciéndola más consciente.

Las pausas pueden ser largas y realizar una meditación (de 10 minutos en adelante) o pausas pequeñas y aplicar lo que se llama mindfulness informal. 

Algunos ejemplos de las pausas mentales que puedes hacer:

  • una meditación formal con audio 
  • sentarte o acostarte con los ojos cerrados y quedarte en silencio dejando que la mente vaya a su aire, durante un breve espacio de tiempo —de 3 a 5 minutos—. Al principio puede que tu mente no deje de parlotear. Poco a poco aprenderás a dejarla en silencio dejando pasar los pensamientos
  • desde donde estás en este momento, parar y llevar tu atención al cuerpo y a la respiración. Pregúntate: ¿cómo me siento?
  • durante actividades rutinarias como la ducha, el lavado de dientes, remover una salsa, hacer el café… pon toda la atención en lo que sucede fuera y dentro de ti
  • escucha consciente de una pieza musical
  • darte un autoabrazo
  • saborear una porción de algo que te guste mucho, como el chocolate en mi caso, con atención plena

Son algunos ejemplos que puedes ampliar con tu propia experiencia. Con varias pausas diarias conseguimos que disminuya el cortisol controlado por el estrés, mejora la memoria y el funcionamiento ejecutivo, aporta serenidad y nos volvemos menos reactivos.

4. Se citan consigo mismos

Cuídate no solo con ejercicio. Una manera de cuidar la mente además del cuerpo es dedicar tiempo a una actividad favorita. En «El camino del artista», Julia Cameron propone dedicar un rato a la semana a la cita con el artista, siendo el artista tú mismo. Tomarte una tarde para realizar algo con lo que realmente disfrutas y solo con ese motivo: aportar belleza o disfrute a tu ser. Desde ir a visitar a un amigo y charlar sin dispositivos de por medio, hasta ir al cine, al teatro, a una exposición, a una librería, al campo, a tu restaurante favorito, a navegar, a jugar al ajedrez, a pintar…

La satisfacción de hacer algo por gusto alimenta la mente. Es un gesto de amor hacia ti mismo.

5. Establecen límites

Si quieres abarcarlo todo y vivir una felicidad de película con un trabajo ideal sin preocupaciones, una casa de ensueño, una familia modelo, un cuerpo escultural, etc. vivirás en la insatisfacción continua y acabarás el día abatido y agotado.

El éxito no es llegar a X ni lo que te cuentan en las películas en las que siempre gana el bueno. El éxito es saber vivir con lo que hay tratando de mejorar lo que está a tu alcance. Experimentar, probar, quitar, poner, cambiar, dejar… Paso a paso y siendo coherente contigo mismo.

La coherencia es un pilar fundamental para llevar una vida feliz. Por ello, pon límites a las exigencias externas y también a las propias. No hagas las cosas por complacer a otros si no por ser coherente contigo mismo y tus valores. La autoexigencia está bien como mecanismo de mejora pero tiene un límite a partir del cual es una esclavitud y puede llegar a ser una trastorno mental. Usa la exigencia como instrumento, no como yugo que te impida vivir. 

Recuerda cada día cuales son los valores que te mueven y los motivos que dirigen tu vida. Y actúa de acuerdo a dichos valores.

6. Agradecen y no se quejan

La fortaleza mental se entrena también practicando el agradecimiento diario a lo que cada día trae consigo. Normalmente se realiza por la noche o cada vez que durante el día te des cuenta de algo que agradecer, como algo tan sencillo como poder abrigarte un día frío. 

Relacionado con el agradecimiento, las personas fuertes mentalmente practican la no-queja. Son conscientes de lo que tienen en cada momento y prefieren hacerse cargo de las dificultades, para superarlas, antes que quejarse y no hacer nada. Se enfocan en la solución y no en el problema.

Así es como se hacen responsables de su propia felicidad sin depender de nadie ni de nada externo a sí mismos.

7. Se relacionan y…

…si es necesario piden ayuda. Hablar de lo que piensas y sientes con gente afín a ti te ayuda a tener una visión real de tu vida. Pide ayuda a tu entorno o a un profesional si estás pasando por un momento de estrés, tristeza, inseguridad, falta de motivación, ira continua, insatisfacción, etc. Puede haber muchos motivos para los que una buena conversación y visión externa sea el remedio que necesitas. Tal vez sea suficiente con escribir. La escritura diaria alivia muchas tensiones, aclara ideas y resuelve conflictos internos.

fortaleza mental entrena atención
¿Un café?

Entrenamos el músculo de la atención para darle fortaleza a nuestra mente

Cada persona elige en qué enfocarse. El que cree que no es posible es el que se queja de que todo le va mal. Tenemos el poder de elegir y para ello hay que entrenar. Somos deportistas de élite para nosotros mismos y por ello es nuestra responsabilidad entrenar cuerpo y mente, ser conscientes de dónde estamos y cuál es nuestra meta (y sub-metas) para poner los medios a nuestro alcance. 

Introduce estos 7 hábitos mentales saludables junto a tu rutina de ejercicio físico para vivir mejor, con mayor consciencia, armonía y serenidad. 

Es tu turno:

¿Crees que cuidamos poco la mente?

¿Llevas una vida saludable en todos los aspectos?

¿Entrenas tu mente?

Me encantaría conocer tu opinión. Nos leemos en comentarios y en redes sociales. Comparte para que más gente se ocupe de su mente. Juntos construimos una sociedad mejor.

¡Ah! Y si quieres recibir píldoras de atención (sencillos ejercicios para entrenar tu atención y tu mente) suscríbete a la Newsletter. Cada sábado en tu e-mail recibirás la Mindful-letter con contenido solo para suscriptores.

¡¡Gracias!!

Photos by Cyril Saulnier and Heather Schwartz on Unsplash

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll to top