En primera persona (V): Neftali Tarín

De nuevo este blog abre sus puertas a un invitado que nos cuenta su experiencia personal. Os presento a Neftali Tarín Poveda y su historia de superación y aprendizaje. A todo este proceso ha contribuido notablemente la meditación.

Gracias Neftali por compartir con nosotros tu experiencia.

_____________________________

No tengo ningún motivo realmente grave para estar decaído, pues no me falta nada y ha sido un año repleto de logros. Sin embargo, debido al síndrome de abstinencia de nicotina y varias situaciones personales, no estoy pasando por una de mis mejores épocas. Este tsunami emocional en el que estoy inmerso no me ha permitido ver el brillo de los rayos del sol con su total intensidad.

No obstante, en esta tormenta emocional me está sucediendo algo mágico. Me he reencontrado con una personita a la que hace mucho tiempo abandoné y no le dedique la atención que requería.

Me he reencontrado con un niño que vivió una situación traumática cuando todavía era muy pequeño y esa circunstancia le condicionó el resto de su vida debido al estrés, ansiedad, miedos, inseguridades, etc. que le originó este evento. Sufrió durante mucho tiempo estos síntomas en silencio y el pobre niño indefenso e inocente no sabía cómo remediar esos estados lesivos para su sistema nervioso.

Cuando se hizo un poco más mayor, por casualidad y por ignorancia experimentó con las drogas como, por ejemplo; la cocaína o el alcohol. Y encontró la receta perfecta para aliviar todos los síntomas fisiológicos y psicológicos que sufría desde pequeño. Con las drogas se sentía valiente, superior, controlaba sus estados de nerviosismo, se evadía de su vergüenza y, además, aprendió a provocar y/o reprimir sus estados emocionales. Era la solución perfecta. O eso creía.

Este niño nunca quiso hacer eso, fue el adulto el que le obligó a comportarse así.
Lo que pareció a lo primero la panacea, no tardó mucho tiempo en provocar más problemas.
Y así, rompimos la relación yo y ese niño.

En este reencuentro, hemos hecho las paces a cambio de cumplir varias promesas el uno con el otro.

Vamos a desaprender todo lo que no nos ha funcionado hasta el momento para reaprender otras alternativas más eficaces. Por ejemplo, en el manejo de las emociones difíciles.

Vamos a estudiar con esmero para convertirnos en arquitectos de la mente y así poder derribar muros y crear nuevos puentes neuronales para que las personas puedan disfrutar de una mayor calidad de vida en todos los aspectos. Nos vamos a especializar en la Inteligencia Emocional porque si enseñamos a los niños a manejar sus emociones tendrán más probabilidades de tener éxito en la vida.

Nos hemos prometido que vamos a vivir cada día de tal forma que seamos un ejemplo para todas aquellas personas que crean que necesitan un cambio en sus vidas.

Y lo más importante, vamos a vivir cada día de manera que podamos demostrar a las futuras generaciones que no hace falta el uso de las drogas para divertirse, ligar, evadirse o sentirse seguro. Toda la química que necesitamos está en nuestro cerebro y se llaman hormonas. Lo que sí hace falta es saber potenciar y/o regular su segregación.

Así es como vamos a iniciar esta nueva convivencia entre los dos a partir de este momento.
De parte de este niño, os doy las gracias por todas las felicitaciones. Además os doy las gracias por el cariño y el aprecio con el que lo habéis tratado.
A vuestra entera disposición.

Gracias de todo corazón

Neftali Tarin Poveda
8 de septiembre

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll to top